“No podemos vivir sin él y lo usamos desde que nos despertamos hasta que nos acostamos. Ya hay más móviles que personas en el mundo, sin embargo, el smartphone va desaparecer.”

Así de claro nos lo anunciaba ayer Núria Oliver, directora Científica de I+D en Telefónica en el congreso 12×12, el gran encuentro de las TIC de fin de año organizado por Tertúlia Digital y la Generalitat de Catalunya al que asistimos en la sede de MediaPro.

Os dejamos con una síntesis de una interesante ponencia en la que nos contaron las tendencias tecnológicas que van a hacer que el móvil tal y como lo conocemos vaya a desaparecer en unos pocos años.

La Liberación de mirar hacia abajo

Una de las principales limitaciones de los móviles es el hecho que debido a su pequeña pantalla y ser operado con la mano nos obliga a estar mirando hacia abajo e ignorar el entorno que nos rodea.

Los avances en el área de “Head mounted displays” como las google glass, la realidad aumentada, la realidad inmversiva como Oculus Rift, o incluso los últimos avances en biotecnología, los llamados “Virtual retina displays” que nos permitirán visualizar información directamente en el ojo humano sin llevar un dispositivo están dejando de ser ciencia ficción.

Las estudios de mercado de Head mounted displays estiman un alcance de 12 Billones de euros para el año 2020 con un crecimiento anual del 57%. 

google glasses

Foto de Lawren Cegs bajo licencia CC https://www.flickr.com/photos/lawrencegs/

La explosión de la era de los Wearables

Según la Wikipedia, un wearable es aquel dispositivo que se lleva sobre, debajo o incluido en la ropa y que está siempre encendido, no necesita encenderse y apagarse.

Para Nuria Oliver, hay tres condiciones para considerarse un wearable. Primera, se tiene que “llevar puesto”. La segunda, su estado tiene que cambiar con estados conscientes o inconscientes del usuario, es decir, las Google glass no serían consideradas propiamente un wearable sino un dispositivo como el smartphone. La tercera, tiene que mejorar la experiencia del usuario y ayudarlo en sus actividades.

Muchas de las actividades que realizamos ahora con el smartphone, tales como comunicarnos mediante llamadas, correo y whatsapp, ver direcciones con mapas, escuchar música o navegar por Internet vamos a realizarlas con wearables que llevaremos siempre puestos y acabarán sustituyendo al móvil.

wearable

Foto de Intel Free Press bajo licencia Creative commons https://www.flickr.com/photos/intelfreepress/

Uno de las problemáticas que tienen a día de hoy los wearables es que estan aislados entre ellos y no interactuan entre sí cuando nosotros en realidad somos una única persona. Cuando seamos capaces de combinar todas estas señales, llegará la auténtica capacidad de los wearables.

De vivir la vida, a documentar la vida, a analizar la vida.

El documentar la vida ha sido un hábito del ser humano desde sus orígenes.  Empezando con las pinturas rupestres, siguiendo por la escritura, la fotografía y muchos otros formatos a lo largo de la historia hasta llegar a la reciente revolución digital.

Pero es que hoy a 2015 vamos más allá y están sucediendo nuevos avances tecnológicos que van a tener gran impacto en el sentido de analizar la vida, lo que se conoce como “life in a chip”. Se están lanzando test de HIV y medidores de glucosa en chip implantables en el cuerpo, lentillas que miden la tensión ocular a enfermos de glaucoma y el coste del secuenciamiento del genoma se ha reducido drásticamente.

Así entonces, ya no se trata de wearables que nos miden las pulsaciones solamente, sino de un océano de nuevos micro-dispositivos y la nube que van a analizar nuestra vida humana. Si hasta ahora había estado de moda el “quantified-self“, lo que viene es el el análisis de esos datos y el entendimiento y procesamiento de ellos en el contexto que van a generar cientos de usos y aplicaciones.

El retorno de la voz

El teléfono se utiliza cada vez menos para hablar, de hecho los adolescentes de hoy en día les parece casi una acción estraña a realizar con el dispositivo. Por otro lado, ya hemos tenido las primeras experiencias con asistentes virtuales como Siri de IOS.

Nuria nos confirma como este tipo de sistemas van evolucionar muchísimo gracias al avance de la inteligencia artificial y el reconocimiento de voz. Vemos por ejemplo como la traducción simultanea automatizada ya es una realidad.

Esto va a significar que esta interacción con los dedos y una pantalla táctil a la que nos hemos acostumbrado en tan poco tiempo puede ser historia también en unos años y tengamos una comunicación verbal e incluso neuronal con nuestros dispositivos o incluso con otras personas como ya han demostrado algunos experimentos.

Todo ello nos llevará a conocer los auténticos “Smartphones”, dispositivos que van a ser auténticamente inteligentes y con suerte nos ayudarán a tener una vida mejor.

Ahora en vuestra empresa apuntad estas tendencias y subiros a una de ellas. 

VIA BCN CONECTA.

Foto de portada de Adam Fagen bajo licencia CC