Trampolinn, la plataforma online que permite el intercambio de casas entre particulares parece no haber convencido a suficientes viajeros.

La joven startup nació en 2014 con una intención: hacer posible viajar de manera colaborativa y hacerlo ahorrando mucho dinero en alojamiento. Un año y medio después su CEO Hugo Allary anunció ayer domingo a los usuarios de la plataforma que el próximo febrero se cerrará el servicio por no haber generado suficiente actividad de reservas y no superar las dificultades financieras del buscado crecimiento.

Una noticia que recibimos con tristeza en Barcelona. Trampolinn había logrado un gran crecimiento de la plataforma en 2015: más de  35.000 miembros en 169 países, 15.000 alojamientos y 500 reservas realizadas. Una cifras de una “globalidad” significativa que consiguieron un pequeño equipo de 8 personas trabajando intensamente  desde Betahaus en el dinámico barrio de Gràcia.

Foto del equipo. Fuente: web trampolinn.

Foto del equipo. Fuente: web trampolinn.

Un crecimiento que iba bien encaminado pero que aún así no ha generado los suficientes ingresos para mantener la joven empresa al corriente de sus costes de explotación aún habiendo conseguido ronda de inversión por valor de más de medio millón de euros.

En el comunicado enviado, la plataforma también informa a sus usuarios que este gran crecimiento y éxito les ha generado algunos amigos en el camino. La competencia de la industria online del alojamiento, mucho más fuerte y establecida, parece haber llevado a Trampolinn a enfrentarse a disputas legales de las que no tenemos más información pero que intuímos son se ajustan en el marco de David contra Goliat. Su equipo lamenta haber encontrado este tipo de comportamiento en la industria.

Finalmente, destacar que el proyecto continua y que hay posibilidades abiertas de que un competidos compre o integre la plataforma, de manera que el servicio podría continuar funcionando en dicho caso.

Felicidades al equipo por haberlo hecho posible durante estos dos años y esperamos que la plataforma pueda seguir en funcionamiento más adelante y seguir así generando economía colaborativa y una nueva forma de viajar desde Barcelona.