La nueva industria 4.0 abre las puertas a impulsar la recuperación de la industria, gracias a la conjunción de las tecnologías digitales e industriales, en un proceso que estará marcado por la robótica, la sensorización y los wearables, la ciberseguridad, el Big Data y la impresión 3D. Los materiales avanzados, la virtualización, la economía circular, la biotecnología industrial y la fotónica completan las diez tendencias.

El Future Industry Congress ha presentado hoy el “Decálogo de la Industria del futuro: sostenible, digital e inteligente”, con las tendencias que está introduciendo la denominada cuarta revolución industrial, un proceso que los expertos confían que impulsará la reindustrialización y que prevén que estará marcado por la robótica, la sensorización y los wearables, la ciberseguridad, los sistemas ciberfísicos y el Big Data y la impresión 3D.

Completan la lista de los cambios que introduce la llamada industria 4.0 los materiales avanzados y funcionalizados, la simulación, modelado y virtualización, la economía circular, la biotecnología industrial y la fotónica, según ha explicado el director del Área de Tecnologías Industriales de Eurecat, Xavier Plantà.

La nueva revolución industrial “es una extraordinaria oportunidad de incrementar el empleo cualificado, siempre que seamos capaces de orientar toda esta capacidad con la debida formación y traducirla en talento y capital humano”, ha afirmado Jordi Puigneró, secretario para la Gobernanza de las Tecnologías de la Información y la Comunicación de la Generalitat de Catalunya, en su intervención.

“Sólo el 30 por ciento de los estudiantes se interesan por carreras científico-técnicas, pero es el sector con mayor demanda”, ha resaltado Puigneró, que ha puesto de relieve el desarrollo de plataformas de trabajo colaborativas impulsadas por la Administración y lideradas entre empresas y agentes como el CoE Big Data, IoT Catalan Alliance y Catalonia Smart Drones.

Por su parte, el director general Corporativo y de Operaciones de Eurecat, Xavier López, ha remarcado que la nueva industria 4.0 que está emergiendo en los países avanzados puede ser una oportunidad para que el sector recupere la producción industrial gracias a la relocalización”.

En el campo de la robótica, el “Decálogo de la Industria del futuro: sostenible, digital e inteligente” establece que los cambios para proveer soluciones avanzadas para la automatización se basan en los vehículos aéreos y terrestres, la navegación y el control, los sensores y los actuadores, las celdas robotizadas y la robótica colaborativa.

Otro puntal de la industria del futuro son la sensorización y los wearables que permitirán a sectores como el embalaje, el textil, el farmacéutico o el biomédico la aportación de funcionalidad en superficies y objetos.

El decálogo advierte también de que habrá que considerar diferentes vectores para garantizar una industria conectada segura, entre los cuales será clave la adaptación de los mecanismos de la ciberseguridad en los entornos industriales, es decir, a los sistemas de información y control específicos del mundo industrial y la inclusión de medidas y herramientas preventivas que permitan detectar e identificar amenazas de manera anticipada para poder neutralizarlas.

Los sistemas ciberfísicos y el Big Data son otro eje que marcará la nueva industria, con sistemas de producción autónomos basados en la descentralización de la inteligencia y la toma de decisiones, a partir de la información del contexto y de la entorno. No obstante, para sacar verdadero provecho de esta súper-integración de datos “será necesario el uso de herramientas digitales potentes, desde algorítmica avanzada de analítica de datos, a la ingeniería del conocimiento o el Big Data”, ha subrayado el responsable de Eurecat.

La impresión 3D es otra de las tendencias recogidas en el decálogo, que presenta oportunidades para la ubicación de los puntos de fabricación cercanos al consumidor, la fabricación competitiva de series cortas de productos o la reproducción de cualquier geometría que el ser humano pueda imaginar.

Los materiales avanzados y funcionalizados están también en la base de la nueva revolución industrial, donde los avances en nanotecnología exhiben propiedades espectaculares a escala de laboratorio, que se espera que puedan concebir productos con funcionalidades antes imposibles.

Paralelamente, la simulación, el modelado y la virtualización abren la puerta a la aplicación de la realidad aumentada para facilitar el aprendizaje del operario, a nuevas fórmulas de diseño de productos y al establecimiento de procesos para una cadena de producción más rápida y flexible.

Otro eje de esta cuarta revolución industrial es la economía circular, que persigue que los residuos y subproductos entren de nuevo en el ciclo de producción como materias primas secundarias. Completan el decálogo la biotecnología industrial, que contempla la validación de la eficacia de componentes bioactivos y en las últimas tecnologías de análisis ómico aplicadas a la nutrición y la salud, y la fotónica.

El Future Industry Congress reúne hoy y mañana en Barcelona a 25 expertos que analizan cómo las nuevas tecnologías industriales y digitales están configurando la nueva fábrica 4.0 y anticiparán el potencial que ofrece la industria avanzada, digital y conectada para impulsar la reindustrialización.